Jens Bergström

Utilizo los productos Cheyenne para tatuar de la manera más segura posible, como todo artista de tatuajes debería hacer. La higiene es muy importante para mí y Cheyenne me da la seguridad y la variedad que necesito para trabajar en tantos estilos diferentes.

Accesorios: HAWK Thunder Safety cartuchos HAWK Grips Unidad de potencia I & II SOL Terra SOL Luna

Estilo: Realistic Japanese Old School / New School

 

He estado tatuando desde hace más de 23 años y he tenido una formación tradicional de tres años. Empecé a tatuar en 1996 y también a estudiar historia del arte mientras era aprendiz.

Empecé como aprendiz clásico y trabajé durante mis 5 primeros años en la misma tienda. En 2002 abrí mi propio estudio y todavía sigue ubicado en la misma zona. Entre 2004 y 2008 dirigí 2 tiendas, una en el centro de Estocolmo y otra en la ubicación original fuera de la ciudad. Ahora solo tenemos una tienda que dirijo junto con mi esposa.

Con mi recorrido de trabajador independiente, para mí era natural crear mi propio destino. Naturalmente, ser tatuador en los años 90 requirió trabajar muy duro, pasar muchas horas en convenciones y tener que tatuar de todo: kanji, diseños de Rat Fink y lobos de Cherry Creek entre otros. Así que hoy en día puedo decir con orgullo que soy un tatuador versátil. Probablemente he hecho suficientes tribales como para cubrir todo el planeta.

Como tatuador, me considero muy versátil y entiendo que tatuar es una colaboración con el cliente. Mi objetivo siempre es desarrollarme y todo aquello que surja, pero principalmente estoy centrado en el estilo del realismo y en mi propio estilo de semirrealismo japonés.

Me han concedido unos 30 premios individuales en la mayoría de categorías. He ganado el premio al Tatuador sueco del año 2 veces, en 2005 y 2001. Se trata de una competición en vivo que se celebra todos los años y es una de las convenciones suecas más antiguas.

Desde 2010 he compaginado el tatuaje con la creación de una plataforma educativa que persigue un comercio y prácticas más seguros. Me he involucrado en tareas comunitarias, creando mejores estándares y protegiendo el sector de leyes y regulaciones estúpidas. Actualmente nuestro programa educativo es uno de los mayores de su clase en Europa y en 2018 nuestro trabajo recibió el premio de Higiene de Suecia por el trabajo progresivo contra las bacterias resistentes y una práctica más segura. Hasta la fecha, nuestro programa ha formado a más de 1000 practicantes en distintas prácticas higiénicas en relación con la higiene en el puesto de trabajo.

Empecé a utilizar Cheyenne en 2009, siendo uno de los primeros en Escandinavia. Roman Abrego fue quien me mostró el sistema y de inmediato vi el enorme potencial en cuanto a la higiene, además de lo ventajoso de su sistema silencioso.

Para mí, los distintos sistemas de Cheyenne siempre me han posibilitado ser más expresivo como artista del tatuaje. Le permiten a mi mano la capacidad de hacer lo que quiero que haga, solo por el hecho de que es mucho más ligera que una bobina tradicional. No me malinterpretéis, me encanta la máquina de bobina, me gusta mucho esa sensación personal e histórica tan linda con ella, pero no es ni la herramienta más práctica ni la más higiénica.

Los distintos sistemas me han dado la oportunidad de desarrollarme a lo largo de los años, se me conoce por mis detalles complejos en el realismo y estoy muy feliz de cómo me permite enfocar un tatuaje. Puedo emplear las diferentes herramientas para cosas distintas y ser un artista del tatuaje versátil de los 90 teniendo una herramienta para cada estilo y técnica. Me encanta hacer realismo, pero también me gusta perderme en un diseño japonés grande en negro o en algo semirrealista.

El sistema de Cheyenne me abrió mucho la mente. Recuerdo cuando me peleaba con las máquinas de bobina, todo era muy personal pero también daba muchos problemas. Con la máquina de Cheyenne cada trazo es el mismo, cada sombreado es el mismo y cada vez que la uso hace lo mismo. Sin líos, sin tiempo extra para limar los tornillos de contacto y sin enfados innecesarios por un cambio en el trazo.

Creo que soy un artista mejor y más sólido utilizando este sistema, tanto en la piel como en lienzo. Utilizar el sistema de Cheyenne también me ha ofrecido una mayor oportunidad de desarrollar mis técnicas de dibujo simplemente por el tiempo; ahora tengo más tiempo para dibujar y pintar y también para mis aficiones, solo por el hecho de que el mantenimiento es mucho menor.

Mi corazón puede estar en el pasado, pero mi cerebro está mirando hacia el futuro.

 

Accesorios