Felix Seele

En 2014 invertí todo el dinero que había ganado en una convención en comprarme una Cheyenne HAWK Spirit. Esa fue mi primera máquina Cheyenne. Al principio no fue fácil acostumbrarse, ya que para mí es difícil adaptarme a las máquinas nuevas. Pero tras un breve periodo de tiempo estaba encantado y me compré directamente la HAWK Thunder para mejorar mis puntos y líneas. Desde ese momento ya no necesité nada más.

Accesorios: HAWK Thunder SOL Nova Safety cartuchos HAWK Grips SOL Terra SOL Luna

Estilo: Blackwork Lettering

Crecí en una pequeña ciudad cerca de Erfurt. En 2009 abandoné mi ciudad natal para estudiar en Erfurt. En 2013 empecé a tatuar mientras continuaba con mis estudios. Tenía el sueño de hacerme tatuador desde el día en que me tatué por primera vez. Un tiempo después abandoné mis estudios para dedicarme completamente a tatuar. Y así comencé a trabajar en un estudio de Erfurt como aprendiz.

A los dos años me fui del estudio y me mudé a Jena. Desde allí viajé constantemente a Berlín para hacer sesiones como artista invitado. A los dos años me mudé a Berlín para abrir mi propio establecimiento, "Der Grimm". Allí es donde trabajo y convivo con mi estupendo equipo. Estoy especializado en tatuajes de letras, Blackword, mandalas en negro, abstracto y neotradicional en negro. En este sector me siento como en casa.

En 2014 invertí todo el dinero que había ganado en una convención en comprarme una Cheyenne HAWK Spirit. Esa fue mi primera máquina Cheyenne. Al principio no fue fácil acostumbrarse, ya que para mí es difícil adaptarme a las máquinas nuevas. Pero tras un breve periodo de tiempo estaba encantado y me compré directamente la HAWK Thunder para mejorar mis puntos y líneas. Desde ese momento ya no necesité nada más.

POR QUÉ UTILIZO CHEYENNE

Cheyenne es el equipo perfecto para mí porque, como tatuador de la nueva generación, no tengo tanto interés en las máquinas y sus procedimientos técnicos. Para mí, una máquina de tatuar es una herramienta para realizar mi trabajo. Por eso es importante que la máquina y su manejo sean sencillos. Y así son las máquinas de Cheyenne.

Cheyenne tiene todo lo que se necesita para tatuar. Trabajo con la PU II, a la que se pueden conectar dos máquinas. Para mí es importante, porque así puedo trabajar tanto con la HAWK Thunder como con la HAWK Spirit. Otro punto a favor de Cheyenne es su sistema revolucionario de cartuchos. Son fáciles de manipular pero, sobre todo, son seguros e higiénicos.

El equipo de Cheyenne me ha ayudado a desarrollar y mejorar mi estilo. Podría decir que el equipo de Cheyenne se ha convertido en parte de mi estilo. Incluso a mis clientes les encanta que les tatúe con una Cheyenne. La máquina es suave y delicada con la piel.

Estoy muy contento de poder trabajar con Cheyenne y de tener el honor de ser reconocido como un Artista Cheyenne. Para mí, Cheyenne es futuro, revolución e innovación a la vez.

 

Accesorios